Menos es más: La silla Barcelona es sinónimo de buen gusto, elegancia y exclusividad y es además historia de la arquitectura y el diseño industrial.

Se trata de un diseño del arquitecto Mies van der Rohe y la diseñadora y arquitecta Lilly Reich, que sirvió nada más y nada menos que como trono de los reyes de España para presenciar la ceremonia de apertura de la Exposición Internacional de 1929 que tuvo lugar en Barcelona.

silla-barcelona-1

FUENTE

Esta pieza de mobiliario se ha convertido en un icono no solo en materia de decoración, sino que también es un referente del Movimiento Moderno en arquitectura.

El pabellón alemán en Barcelona se puso en marcha en un contexto de reconstrucción del país después de la Primera Guerra Mundial y pretendía simbolizar el carácter progresista y democrático de la nueva República de Weimar y su recuperación tras la Gran Guerra. En él se pueden apreciar las premisas arquitectónicas del Movimiento Moderno, con sus muros de cristal y su planta libre y diáfana. Todo en él está alservicio a la idea de Mies van der Rohe de menos es más.

silla-barcelona-2

La silla Barcelona en el Pabellón de Alemania reconstruido en los años 80

La silla Barcelona se diseñó para habitar este espacio de formas limpias. Se compone de una estructura de acero cromado y dos cojines de piel. Dentro de su aparente simplicidad encontramos una investigación exhaustiva que ha dado como resultado la limpieza en las estructuras, utilizando una única pieza de un material, el acero cromado, pocas veces utilizado en el diseño de interiores hasta la fecha.

Esta estructura en x está inspirada en la silla curul, asiento que solamente podían usar los magistrados e la época de la República romana (509 a.C – 27 a. C).

silla-barcelona-3

FUENTE

En 1930, Mies diseñó el diván Barcelona, la otomana y la mesa para la casa de su colega el arquitecto Philip Johnson, la Glass House, que fue su residencia desde su construcción hasta la muerte del arquitecto en 2005.

silla-barcelona-4

Philip Johson en su Glass House

Según un ensayo crítico y cómico sobre la arquitectura desde la Bauhaus escrito por el controvertido periodista Tom Wolfe, la silla Barcelona responde al ideal platónico de silla. Y si bien Wolfe afirma esto de manera irónica, es cierto que su diseño se ha convertido en un paradigma. Cada una de estas sillas es un tributo a la perfecta unión entre un diseño moderno y una elaboración artesana excepcional.

En 1950 el diseño de esta serie de muebles se adaptó para su producción en serie y la casa Knoll compró su licencia en 1953 para su venta exclusiva. Podemos encontrar en el mercado muchas imitaciones de esta silla, pero las originales llevan la firma de Mies en su estructura. Y es que la verdadera silla Barcelona es inconfundible.

silla-barlona-5

FUENTE

La simplicidad de la silla Barcelona encaja en cualquier estancia de corte moderno y minimalista, le dará un aire sofisticado y elegante. Combínala con otros muebles de diseño como la mesa Tulip de Saarinen para conseguir un espacio arquitectónico, de gran belleza y sencillez que cuente a tus invitados una historia del diseño de mobiliario. Añádele el reposapiés de la misma serie y tendrás un rincón de lectura envidiable.

silla-barcelona-6

FUENTE

GM Proyecto Living pone a tu disposición a los mejores profesionales del interiorismo para asesorarte sobre cómo plantear y una estancia a tu gusto con estos elementos y la mejor manera de combinarlos.

Y tú, ¿en qué lugar de tu casa o tu oficina colocarías tu silla Barcelona?

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked