Su aspecto retro, su ligereza y solidez, a la vez que facilidad para apilarla, la han convertido en una habitual de muchos cafés de estética industrial o vintage. La silla Tolix, cuyo nombre exacto es silla Modelo A, es nuestro icono de la decoración.

tolix_01

Fuente

Con más de ochenta años a sus espaldas, la silla Tolix es la reina de la decoración de estilo industrial. Hoy forma parte de las colecciones de museos como el MoMa, el Vitra Design Museum o el centro Pompidou.

Fue creada por Xavier Pauchard (1880-1948), un metalúrgico francés de la Borgoña pionero de la galvanización en la industria del mueble. En este caso, Pauchard aplicó el zinc a una plancha de metal (en francés tôle) para evitar su oxidación. A pesar de haberse criado en una zona en que la madera abundaba, Pauchard se dedicó a experimentar con la carpintería metálica.

Fue en 1927, en plena resaca de la Primera Guerra Mundial, cuando creó la firma Tolix, dedicada a artículos domésticos realizados en metal galvanizado. Fabricaba sillas, taburetes y muebles metálicos que destacaban por ser baratos, robustos, apilables y por supuesto inoxidables. Icono en su época de innovación y modernidad, se utilizaba tanto en el interior de talleres, hospitales y oficinas como en las terrazas de los cafés y en los jardines públicos de Francia, ya que aguantaban muy bien todo tipo de condiciones climáticas. De ahí esos agujeros que se pueden ver en el asiento, sirven para evacuar el agua de la lluvia.

La silla Tolix ya fue un icono de la decoración desde su creación a finales de los años veinte. Es famosa por haber sido utilizada en 1935 en la decoración del trasatlántico SS Normandie, un símbolo de modernidad cuyos interiores fueron un ejemplo de decoración art déco, y también tuvo una importante presencia en la Exposición Internacional de París de 1937. Pauchard no fue un arquitecto o diseñador industrial, era un artesano que supo crear un objeto útil que se vendió bien. Ahí radica el valor de la silla Tolix.

usos-silla-tolix

Fuente

Tolix siguió en manos de la familia Pauchard hasta 2004, cuando entró en quiebra y fue recuperada por su directora financiera Chantal Andriot, que escogió a los diseñadores Jean-François Dingjian y Eloi Chafaï, alias Normal Studio, para asistirla en la dirección artística y perpetuar los valores de calidad e innovación de la firma. Tal vez haya sido con la recuperación de la empresa que esta silla se ha popularizado de tal manera.

El auge de la estética industrial y vintage han ayudado mucho a la impresionante difusión de este modelo de silla que hoy abunda en cafetería y terrazas. Tal vez sea su presencia en los cafés parisinos de los años 30 lo que ha aportado a la silla Tolix ese halo de bohemia que tan bien casa en los ambientes industriales o bohemian chic.

silla-tolix-en-la-cocina

Fuente

La silla Tolix es muy versátil: prueba a colocarla en color acero envejecido en tu comedor estilo vintage chic, o en colores diferentes en una cocina de estilo nórdico para añadirle un toque divertido. Un ambiente industrial parece el mejor lugar en el que colocar un juego de sillas Tolix, pero existen miles de combinaciones por descubrir.

silla-tolix-icono-decoracion

Fuente

Nuestros especialistas en interiorismo te pueden ayudar a elegir el modelo más adecuado de silla: con brazos o sin brazos, o a complementarlo con un cojín, combinarlo con taburetes o mesas industriales o de madera decapada, etc.

¿Cuál es tu color preferido para la silla Tolix?

silla-tolix-colores

Fuente

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked