El sofá Chester o Chesterfield es sinónimo de elegancia y clase, un emblema del estilo británico que encarna la mezcla perfecta entre comodidad y sofisticación. Se trata de una pieza de decoración que se ha convertido en un clásico en todo tipo de ambientes y a la que queremos rendir homenaje aquí.

sofa chesterFoto: Ryan Tansey via Foter.com / CC BY-NC-SA

Este icónico sofá evoca una imagen de elegantes gentlemen británicos fumando puros y bebiendo brandy. Y es que el origen de esta pieza se encuentra en la Inglaterra de finales del siglo XVIII, cuando Lord Phillip Stanhope, Conde de Chesterfield, político, diplomático y escritor, además de un conocido trendsetter, encargó a unos conocidos artesanos una pieza de mobiliario que permitiese a los caballeros sentarse elegantemente erguidos y sin que se les arrugase el traje. Pronto este modelo se popularizó y en la era victoriana el sofá Chesterfield pasó de los clubes sociales a convertirse en una pieza principal de los salones de las clases adineradas, donde los gentlemen se relajaban mientras sus mujeres hacían calceta en la habitación de al lado. Este mismo sofá lo usaba Freud a finales del siglo XIX durante sus sesiones de hipnosis.

Cuenta la leyenda que en su lecho de muerte, el Conde de Chesterfield ordenó a su mayordomo que le “diese un asiento” a su ahijado Dayrolles, que le había ido a visitar, y justo después expiró. El mayordomo tomó la palabra al conde e insistió en que Dayrolles se quedase con el sofá, a pesar de que estaba algo ajado por el uso, lo que supuso un valor añadido para la pieza, que pronto empezaron a encargar todos sus conocidos.

iconos de la decoracion chesterFoto: Lensicle

El Chester se caracteriza por tener los brazos y el respaldo a la misma altura, lo que garantiza esa postura erguida y elegante que buscaba Lord Stanhope para pasar las tardes en los exclusivos clubes de la época. Sus formas son redondeadas, con los brazos en forma de volutas y las patas son de madera torneadas. Tradicionalmente estaban tapizados en cuero de colores oscuros (sobre todo marrón, verde o granate) con la técnica del capitoné en el respaldo y reposabrazos.

El capitoné es una técnica artesanal, que le da ese aspecto mullido tan confortable. Esta técnica ha sido siempre un signo de distinción ya que requiere la utilización de mucho material para el tapizado. Es muy complicada ya que se realiza con una sola pieza de cuero, y se remata con botones que forman un patrón geométrico. Existe también la técnica del falso capitoné, que consiste en ensamblar diferentes trozos de tela con un resultado similar, pero menor inversión en material y una técnica más sencilla.

El sofá Chester ha evolucionado mucho desde la era victoriana, convirtiéndose en una pieza muy apreciada. Podemos encontrar numerosos modelos realizados con diferentes materiales y numerosas variantes que enriquecen y dan valor a este icono que como hemos visto forma parte de la historia.

chester modernoFoto: Cuatro.com

Su versatilidad permite colocarlo tanto en un ambiente industrial, como si se tratase de un loft de aires neoyorkinos como en un salón de estilo vintage, y siempre ofrecerá un ambiente cálido y confortable, sin perder ese halo de exclusividad que tiene desde su origen.

chester amarilloFuente: Continuation Magazine

Desde GM Proyecto Living, estaremos encantados de proporcionarte un asesoramiento individualizado para acertar con esta pieza única y ayudarte a integrarla en tu ambiente más personal.

¿Qué opinas del sofá Chester? ¿Colocarías uno en tu casa?

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked