Tradicionalmente asociado al lujo de otro tiempo, a la riqueza o a los revestimientos de opulentos templos y palacios, hoy en día el oro es un recurso decorativo que, ya sea en grandes o pequeñas dosis, siempre añadirá un toque muy particular y actual a un espacio: desde una interpretación de lo mas literal de su uso hasta las mas sofisticadas ironías, los tonos dorados en tu casa son siempre una buena idea.

Al consultar a Pantone, los dueños del color, quienes tienen registrados todos los colores del mundo en una carta, nos responde que podemos encontrar más de cien tonalidades distintas que se pueden llamar oro, y van desde el amarillo Aspen hasta el verde lima, pasando por los tonos anaranjados.

Foto: Pantone

En efecto podemos encontrar todo tipo de tonalidades del oro y todo tipo de aplicaciones para nuestro hogar, desde un pequeño toque con un objeto decorativo hasta toda una pared empapelada. de la misma manera los efectos pueden variar mucho.
Pan de oro: un aliado perfecto para los amantes de lo clásico
El pan de oro es una técnica que se usa en objetos artísticos y tradicionalmente para la decoración de objetos litúrgicos y de mucho valor, ya que es una técnica extremadamente laboriosa.
Los interiores clásicos y Luis XIV con su barroquismo acogieron estos acabados en para su mobiliario, y los muebles llenos de doradas volutas hoy siguen acompañando en los interiores más clásicos y ricos, en muchas ocasiones con un contrapunto moderno.

Fuente

Dorados y metalizados: un punto de glamour

El diseño actual también se ha decantado por los dorados en mobiliario con diseños vanguardistas y elegantes. En diferentes acabados un mueble dorado aporta una nota de sofisticación a una estancia, así como un punto al que seguro que se dirigirán todas las miradas.

Foto: Reflex Angelo

Foto: Reflex Angelo

La tendencia de empapelar una pared con papeles o telas con detalles dorados llega a las casas mas elegantes, y se convierte casi en una declaración de intenciones apta para ambientes clásicos como modernos y minimalistas. En este último caso, un toque dorado a una estancia de estilo minimalista puede ser un gran acierto y un interesante contrapunto.
Es importante tener en cuenta como afectará una masa dorada a la iluminación de la habitación, ya que la manera de reflejar la luz influirá enormemente en la visión de conjunto, ya que los efectos pueden variar mucho. Si vamos aplicar tonos dorados a una estancia debemos tener esto en cuenta, tal vez en un dormitorio no quede tan chocante como en un salón, o bien decantarnos por tonos más amables que tiendan al achampanado para estancias en las que se hace más vida durante las horas de luz.

Pequeños detalles que dicen mucho

Cojines, apliques, griferías, etc. Si no te decides a dar el gran paso, seguramente sí te interese la idea de colocar algún detalle dorado como un objeto decorativo de carácter vanguardista con un punto irónico, o un espejo con un gran marco dorado, que puede llegar a ser imprescindible para redondear un ambiente lleno de estilo.

salon-sillones

Foto: Guadarte

Si te atreves y quieres ir más allá, únete a la tendencia de mezclar acabados y texturas que está arrasando tanto en moda como en interiorismo.

reinterpretacion-lampara-bourgie

Foto: Kartell

Los tonos dorados pueden equilibrar decoraciones modernas y contemporáneas, aportando un toque clásico, elegante e incluso distinguido. Los puedes incluir en cualquier rincón de tu casa y que el resultado sea excelente. La clave está en no tener miedo.
Nuestros interioristas profesionales pueden ayudarte en tu proyecto, para que conseguir un espacio que brille por su exclusividad y buen gusto. Además contamos con partners en exclusiva que están llenos de ideas interesante, visítalos en nuestro showroom.
¿Qué estancia de tu hogar llenarías de oro?

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked