Las formas de vida evolucionan y el interiorismo lo hace con ellas. Poco a poco la cocina ha pasado de ser una estancia de trabajo a convertirse en el centro neurálgico de la casa donde hacer la cena o pasar agradables veladas en familia o con amigos. La mejor parte de la fiesta siempre está en la cocina.

Hubo un tiempo en el que la cocina era el centro de la casa, donde se encontraba el fuego que calentaba el hogar (de ahí la palabra), con su estofado siempre preparado. Hoy, tras años de evolución, hemos vuelto a ese mismo punto. En la cocina es donde más tiempo se pasa en compañía, charlando, cocinando y también comiendo. Esta estancia de la casa ha adquirido una nueva importancia con los cambios en los hábitos de la sociedad.

Foto: Detalle de un montaje de cocina en nuestro showroom de Arganda

En la nueva cocina la máxima es: funcionalidad y sencillez ante todo.

El diseño de cocinas se ha especializado enormemente para conseguir hacer de la cocina un lugar en el que la comodidad de trabajo y la practicidad han de primar ante todo. Diseños limpios, líneas rectas y superficies lisas facilitan el trabajo y la limpieza, ofrecen un espacio cómodo de trabajo y sugieren orden e higiene. Electrodomésticos integrados y a mano para poder cocinar rápido si lo necesitamos y despacio y disfrutando si tenemos tiempo.

Un superficie amplia de trabajo, si es en isla mejor, para maximizar las posibilidades de almacenamiento y tenerlo todo a mano. A veces, aunque pueda resultar sorprendente, es una muy buena solución para aprovechar el espacio en una vivienda pequeña. Utilizamos una pared para electrodomésticos y en la isla el almacenaje y la encimera para trabajar. Una distribución sencilla pero muy eficiente.

Foto: Montaje de nuestro showroom

La cocina de hoy es amable e invita a la vida en común. Si la cocina no cuenta con un área para el esparcimiento, ésta se abre al salón, la distribución perfecta para poder charlar con tus familiares o invitados mientras preparas la cena. La cocina será, además de un espacio de trabajo, un lugar que inevitablemente se convierte en amable con el uso.

Foto: Proyecto de cocina realizado por nuestros interioristas en vivienda real

Blancos, grises y metalizados serán los protagonistas, con materiales lisos y de fácil limpieza. Granito o incluso mármol, si lo que buscas es un acabado exclusivo y de nivel. Para los más atrevidos, siempre existe la posibilidad de buscar paletas más alegres, pero cuidado con el estado de ánimo que nos transmiten los colores. Calma, tranquilidad y bienestar serán verdes, azules, grises, blancos y marrones. Aún así, los tonos rojos, rosas, amarillos o morados aportarán un interesante toque de originalidad y desenfado a tu centro de operaciones perfectamente equipado y restarán algo de frialdad a las líneas minimalistas de la cocina.

Como el resto de rincones de la casa, la cocina es un espacio que refleja la personalidad del dueño.

Si estás buscando ideas para tu cocina o pensando en un proyecto nuevo, puedes visitarnos en nuestro showroom de Arganda. Allí te recibirán nuestros interioristas que te podrán asesorar sobre cómo crear el ambiente perfecto para tu cocina, en cualquier fase de tu proyecto, ya sea solamente una idea o esté más avanzado.

¿A qué se parece la cocina de tus sueños? ¡Cuéntanos!

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked