Los espacios abuhardillados tienen un nosequé que los hace encantadores, además al ser un último piso suelen ser mas luminosos y tranquilos, ya que los ruidos se disipan un poco. Por otro lado ese mismo abuhardillado tan encantador a veces nos hace perder metros útiles ya que en ocasiones el techo llega a unas alturas que se hacen impracticables para los adultos.

Hoy vamos a ver algunos trucos para sacarle el mayor partido a los espacios abuhardillados.

Fuente foto: www.iconscorner.com

¿Viga vista o falso techo?

Esta es la primera pregunta que nos debemos hacer en nuestra buhardilla. Si se trata de un edificio antiguo el dejar las vigas vistas puede hacer un efecto muy bonito, y precisamente puede ser ese detalle que le da ala buhardilla ese nosequé del que hablamos. La madera aporta calidez, y si esta se queda a la vista (al fin y al cabo es la estructura), el espacio nos recordará a una casa de pueblo. Tendrá un estilo rústico muy bonito que condicionará el estilo de todo el espacio.

Si te decides por dejar a estructura vista, tienes la posibilidad de dejar la madera en su color o barnizarla, pero también quedará muy bonito pintar las vigas de blanco. Los áticos, como ya hemos dicho suelen ser muy luminosos y al dejar todo el espacio blanco, esta luminosidad se aprovechará al máximo.

Fuente foto: casaydiseno.com

Optar por ocultar las vigas tiene el inconveniente de que puedes perder unos centímetros de altura, pero a la vez tiene las posibilidad de asilar mejor el espacio de las humedades y las temperaturas extremas, tanto el frío como el calor. Las buhardillas en verano alcanzan unas temperaturas increíblemente sofocantes.

Diferentes estilos

Es cierto que el acabado con viga vista determina el estilo del todo el espacio, pero siempre podemos jugar con él. Si la madera de la viga vista da como resultado un ambiente vintage juega a colocar muebles ultramodernos o de estilo industrial, o aprovecha para introducir el color en el mobiliario y textiles.

Fuente foto: eclecticool.es

Los contrastes jugarán un papel muy interesante en tu espacio abuhardillado, tanto en lo que a estilos se refiere como en colores. El contraste entre el color de la madera y el blanco de las paredes se puede continuar con la paleta de colores que elijas para el resto de mobiliario.

La introducción de colores vivos le dará un toque alegre y muy chic al espacio. Los elementos estructurales siempre tendrán un papel importante con el que podemos jugar y dejar volar la imaginación.

Cuestión de metros

Los espacios abuhardillados pueden tener el inconveniente de que tienen puntos intransitables para las personas porque el techo es demasiado bajo, y perdemos “metros útiles”. Lo mejor con estos espacios es dedicarlos al almacenamiento de libros o a colocar plantas, o incluso puede que algún asiento.

Una buena idea para las zonas de techo más bajo es colocar una zona de sofás bajos o chill out

Fuente foto: arqhys.com

Si colocas una cama en este espacio, que también es una posibilidad, has de tener en cuenta que la posibilidad de algún que otro accidente es alta.

De la misma manera que en un espacio abuhardillado se pueden encontrar puntos con el techo demasiado bajo, puede suceder lo contrario y que existan puntos de techos altos, muy altos. En este caso podemos atrevernos a jugar con dos alturas, muy útil para ganar metros, o bien aprovechar la altura para conseguir una sensación espaciosa.

Si quieres decorar tu buhardilla de manera personal y con mucho estilo puedes ponerte en contacto con nuestros interioristas profesionales, que te aconsejarán sobre las mejores soluciones para sacar el mayor provecho a tu buhardilla.

¿Nos cuentas algún truco para tener la buhardilla más chic?

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked